lunes, 16 de mayo de 2011

Resumen: Althusser, Aparatos ideológicos del Estado

L. Althusser, «Ideología y aparatos ideológicos del Estado» en La filosofía como arma de la revolución, México, Siglo XXI, 1974, pp.102-151.

Resumen de Ximena Apaez

Los aparatos ideológicos del Estado son múltiples instituciones diferenciadas y especializadas, que se nos presentan bajo diferentes realidades. Mientras que el aparato de Estado es uno, pertenece al dominio de lo público.

El aparato represivo del Estado actúa mediante la violencia, mientras que los aparatos ideológicos funcionan mediante ideología.

Para asegurar esta reproducción, el Estado funciona como la reproducción en sí y para sí mismo. Los aparatos ideológicos del Estado son los que funcionan de mejor forma para lograr este fin, dadas sus condiciones históricas y repasando los aparatos ideológicos del Estado que han detentado el poder, observamos que en la Edad Media la Iglesia cubría varias funciones que en la actualidad han pasado a varios aparatos como el educativo o el cultural, sin embargo, con la reforma y la separación entre Iglesia y Estado, surgió una nueva institución que sustituyó la función ideológica dominante de la Iglesia: La escuela, el aparato ideológico dominante por excelencia.

Supuestos para entender a qué se refiere cuando habla de Ideología:

En principio, la Ideología no tiene historia, está constituida de ilusión, sueño, nada; por el hecho de que toda su realidad se encuentra fuera de sí, carece de historia propia. La ideología es una representación de relaciones imaginarias entre individuos y sus condiciones reales, y sin embargo, todas las materializaciones se hacen a partir de la ideología. Entonces, toda práctica existe bajo una ideología.

 Resumen de Oscar López

Al mismo tiempo que se produce, deben reproducirse las condiciones de la producción, esto es, las fuerzas productivas y las relaciones de producción existentes.
La formación social depende de un modo de producción dominante.

La reproducción de la fuerza de trabajo, (reproducción de capital variable en terminología marxista), es la reproducción de la mano de obra gracias al salario que cubre no solo aspectos biológicos, sino necesidades históricas que son variables. Esta reproducción también involucra un sometimiento y sumisión al sistema ideológico de la clase dominante. Este sometimiento es resultado del Estado, una máquina de represión, entendido como aparato de represión.

La sociedad, según la teoría marxista, está dividida entre la infraestructura(o base económica) y la superestructura (los aparatos jurídico-políticos e ideológicos). Es necesario superar esta metáfora y hacer una “teoría a secas” teniendo como necesaria la metáfora marxista.

La teoría marxista del Estado indica que es un aparato represivo, que hay una diferencia entre poder del Estado y aparato de Estado y que la lucha de clases concierne al poder del estado. Los aparatos ideológicos del Estado funcionan a través de la ideología y son privados, y el aparato represivo se fundamenta en el uso de la violencia.

Diversas instituciones han fungido como aparatos ideológicos: la iglesia en la Edad Media, y posteriormente la escuela, ya que indica al individuo el rol que debe de cumplir en la sociedad de clases, y desempeña por ende un rol determinante en la reproducción de las relaciones de producción. Es necesario aclarar la definición de ideología: la ideología es un sistema de ideas, que domina el espíritu de un hombre o un grupo social.

La ideología no tiene historia, porque no tiene historia propia, se encuentra fuera de ella. Lo anterior tiene como propósito intentar abordar la estructura y funcionamiento de la ideología, y de este modo sustentar dos tesis: la ideología se referiría a la relación imaginaria de los individuos con sus condiciones de existencia. Ante la pregunta obvia «¿por qué los hombres necesitan esta ficción?», existen dos respuestas: 1) un cierto grupo basa su dominio en esta representación falseada del mundo, y 2) es causada por la alienación material que hay en las condiciones de existencia de los hombres mismos. Hay una tercera tesis: la ideología tiene una existencia material. Sería entonces la ideología la existencia material misma de las ideas, esto es, la concreción en actos de la conciencia de un sujeto.

La ideología interpela a los individuos como sujetos. Solo existe ideología para los sujetos concretos. La ideología funciona de un modo en el que recluta sujetos de los individuos; transforma a un individuo (una integridad única diferente al resto del universo) en sujeto (perteneciente a una estructura de la sociedad o comunidad), donde hay un reconocimiento entre sujetos.

4 comentarios: